Los productores, los consumidores y la oferta competitiva están relacionados de manera directa, al punto en que cualquier variable en uno de ellos incide de manera directa sobre los otros.

En un mercado económico estable, son los consumidores los que determinan la demanda, llevando a los productores a establecer la oferta de acuerdo con las necesidades y condiciones establecidas en el propio mercado.

Los productores tienen la posibilidad de establecer diferentes tipos de ofertas basados en los resultados arrojados por los estudios de campo  que pueden realizar. De esta manera se puede determinar cuál es la oferta que más conviene para un mercado específico.

Oferta competitiva

También se le conoce como oferta de libre mercado. Se caracteriza porque los productores u ofertantes de servicios cuentan con las condiciones aportadas por la libre competencia.

Esto significa que pueden coexistir gran variedad de productores que ofrezcan un mismo bien o servicio con diferentes precios.

Los precios de estos bienes y servicios son determinados en su totalidad por la calidad de lo que se ofrece, sin que ningún productor pueda monopolizar el mercado.

Además ofrece a los consumidores la posibilidad de elección de los productos y servicios que más se ajusten a sus necesidades económicas y su calidad de vida.

Existen factores internos y externos al mercado que pueden influir de manera directa sobre el tipo de oferta que se establezca  en él. El aprovechamiento de recursos de las empresas de mayor envergadura suele ser uno de los factores más comunes. Normalmente según como se de dicho aprovechamiento, a esta situación se le conoce como competencia desleal.

Puede ser de utilidad leer sobre Economía empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *